Photobucket - Un soldado no tiene que pedir perdón por defender su patria - Photobucket - Juicio y castigo, ni olvido, ni perdón a los terroristas de la subversión - Photobucket

Visita el Celtyv

Publicidad


 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif  photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Sentencia dictada el 9-12-1985

¿Eso que los militares llaman guerra.....?

¿Cuantas veces hemos visto o escuchado esa frase, casi despectiva, en tantos medios de prensa permanentemente empeñados en detractar a los que derrotaron al terrorismo revolucionario de los setenta?

¿Es que no fue una guerra aquello? ¿Era solo un inocente grupo de "disidentes políticos" o una simple banda criminal, fácilmente controlable por las policías como auxiliares de la Justicia? ¿Fue todo un invento de los militares, gente malvada que salía a perseguir personas buenas por algún sádico placer?

Creemos que la sociedad argentina, más madura que muchas dirigencias, merece respuestas serias.

La historia es esta vez, cruel con nuestros telúricos "ex - marxistas" ya que dejaremos tales respuestas a personas insospechadas de favoritismo hacia las Fuerzas Armadas Argentinas, los mismos Jueces Federales que juzgaron y condenaron a las dos primeras Juntas de Comandantes del último gobierno militar, en un más que controvertido juicio, con una sentencia renombrada como "nula" por los expertos en la materia.

Lo que sigue es transcripción textual de partes de un documento oficial:

LIBRO

LA SENTENCIA

dictada el 9 de diciembre de 1985

por la excelentísima

CAMARA NACIONAL DE APELACIONES

EN LO

CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL

DE LA

CAPITAL FEDERAL

(Causa 13)

(Página 40)
....SEGUNDO, ANTECEDENTES Y DESARROLLO DEL SISTEMA GENERAL EN EL QUE SE INTEGRAN LOS HECHOS

CAPITULO I (Cuestiones de hecho Nros. 1 y 2)

El fenómeno terrorista tuvo diversas manifestaciones con distintos signos ideológicos en el ámbito nacional con anterioridad a la década de 1970, pero es este año el que marca el comienzo de un período que se caracteriza por la generalización y gravedad de la agresión terrorista evidenciadas, no solo por la pluralidad de bandas que aparecieron en la escena, sino también prole gran número de acciones delictivas que emprendieron e incluso por la espectacularidad de muchas de ellas.

Sobre esta ubicación temporal coinciden puntualmente todos los informes requeridos por el Tribunal y la bibliografía aportada a la causa de donde, con alguna diferencia de matiz, se desprende que los principales grupos aparecieron públicamente en forma casi simultánea entre los años 1969 y 1970, aunque se indica que alguna de estas bandas venían gestándose desde varios años antes.....
El accionar del terrorismo, por su complejidad y gravedad y por la capital importancia que reviste como necesario antecedente de los hechos objeto de juzgamiento, será motivo de análisis pormenorizado en puntos posteriores, sin perjuicio de lo cual, al solo efecto de ilustrar estadísticamente, con los elementos arrimados a la causa, la intensidad que adquirió a partir de su aparición en el periodo señalado, puede indicarse que:

Según el Ejército Argentino (fs.318/323 del cuaderno de prueba de Viola) como resultado de la actuación guerrillera en el lapso comprendido entre 1969 y 1979 se computan 21.642 acciones de diversa entidad, correspondiendo aclarar que esta cifra sirve como punto de referencia, aún cuando pueden observarse, como incluidos en nóminas de la misma fuente, algún hecho cuya atribución a las bandas terroristas, a las que nos estamos refiriendo, aparece en la actualidad, cuanto menos, bastante dudosa.

Los cursos de acción comprendidos se discriminan de la siguiente manera: 5215 atentados explosivos; 1052 atentados incendiarios; 1311 secuestros de artefactos explosivos; 132 secuestros de material incendiario; 2013 intimidaciones con armas; 52 actos contra medios de comunicación social; 1748 secuestros; 1501 asesinatos; 551 robos de dinero; 589 robos de vehículos; 2402 robos de armamentos; 36 robos de explosivos; 40 robos de documentos, 17 robos de uniformes, 19 robos de material de comunicaciones, 73 robos de material sanitario; 151 de materiales diversos; 20 copamientos de localidades; 45 copamientos de unidades militares, policiales y de seguridad; 22 copamientos de medios de comunicación social; 80 copamientos de fábricas; 5 copamientos de locales de espectáculos públicos; 261 repartos de víveres; 3014 actos de propaganda; 157 izamientos de bandera y 666 actos intimidatorios.

La misma fuente resulta también útil para evaluar el auge de este accionar a principios de la década pasada ya que se consigna para 1969, 2 atentados con explosivos y 3 incendiarios, 60 robos y 1 acto intimidatorio, mientras que en 1970 se registran 433 hechos con explosivos y 74 incendiarios, 269 hechos contra la propiedad, 69 actos intimidatorios, además de 4 homicidios y 7 secuestros.
La Policía de la Provincia de Buenos Aires hizo saber, por su parte, que dentro de su ámbito de acción se produjeron con tal origen en el decenio en estudio 20 homicidios de civiles, no consignándose los delitos perpetrados contra otros bienes jurídicos (fs. 268 del mismo cuaderno).

La Policía Federal informó que en la zona bajo su jurisdicción se produjeron en el mismo período 138 hechos delictivos contra civiles, 9 secuestros y 3 atentados (fs. 321/353 id. del Gral. Videla).

La intensidad de la actuación de estas bandas puede ser evaluada cualitativamente a través de la nómina de hechos delictivos de mayor envergadura acaecidos entre 1970 y 1976, consignada en la publicación oficial "El Terrorismo en la Argentina", agregada a fs. 375 del cuaderno de prueba del General Videla:
1) 29-5-70 Secuestro y posterior asesinato del Teniente General Pedro Eugenio Aramburu.

2) 1-07-71 Copamiento de la Localidad de La Calera, Provincia de Córdoba.

3) 21-04-71 Ataque y robo de armamento a un camión militar en la Localidad de Pilar, Provincia de buenos Aires, donde resultó muerto el Teniente Azúa.

4) 23-05-71 Secuestro del Gerente del Frigorífico Swift, Sr. Stanley Manwering Farrer Silverster, en la Provincia de Santa Fe.

5) 21-03-72 Secuestro y homicidio del Presidente de Fiat Argentina, Señor Oberdan Salustro, en la Capital Federal.

6) 10-04-72 Emboscada y asesinato del General Juan Carlos Sánchez, Comandante del 2do. Cuerpo de Ejército, en la Ciudad de Rosario, Provincia de Santa Fe.

7) 10-04-72 Asesinato del dirigente político Roberto Mario Uzal, en la Provincia de Buenos Aires.

8) 19-02-73 Copamiento armado del Batallón de Comunicaciones 141 y posterior robo de armamentos, en la Provincia de Córdoba.

9) 20-06-73 Enfrentamiento en Ezeiza entre grupos que decían pertenecer al Peronismo, entre los que había infiltrados elementos terroristas que pretendían el asesinato del General Perón a su regreso del exilio. Se produjeron gran cantidad de muertos y heridos.

10) 25-09-73 Asesinato del Secretario General de la CGT, José Ignacio Rucci.

11) 25-09-73 Copamiento de la sede de la Gobernación de la Provincia de Salta.

12) 09-04-73 Intento de copamiento armado al Comando de Sanidad del Ejército en la Capital Federal. En la acción murió el Teniente Coronel Raúl J.E. Duarte Hardoy y algunos soldados resultaron heridos.

13) 20-04-73 Asesinato en la vía pública del Cmlte. Hermes Quijada en la Capital Federal.

14) 09-11-73 Secuestro del dirigente gremial Pedro Saucedo, en Rosario, Provincia de Santa Fe.

15) 17-11-73 Secuestro del Gerente del Banco de Londres y América del Sud, Sr. Enrique Niborg Anderson, en la Capital Federal.

16) 19-O1-74 Copamiento armado del Regimiento 10 de Caballería Blindada en la Ciudad de Azul, Provincia de Buenos Aires. Allí murió el Cnel. Camilo Gay, su esposa y un soldado. Asimismo fue secuestrado el Tte. Cnel. Ibarzábal, quien sufrió un largo cautiverio antes de ser asesinado.

17) 27-02-74 Secuestro del Jefe de Personal del Frigorífico Swift en Rosario, Provincia de Santa Fe, Sr. A.A. Valochia.

18) 04-04-74 Asesinato del Secretario General de la CGT Regional San Nicolás, Provincia de Buenos Aires, Sr. Antonio Pedro Magaldi.

19) 27-04-74 Asesinato del Juez Dr. Jorge Quiroga en la vía pública Capital Federal.

20) 15-07-74 Asesinato en un Restaurante de Ciudadela, Provincia de Buenos Aires, del ex-Ministro del Interior Dr. Arturo Mor Roig.

21) 16-07-74 Asesinato del periodista y director del diario "El Día" de la Ciudad de La Plata, Provincia de Buenos Aires, Sr. David Kraiselburg.

22) 12-08-74 Copamiento armado, robo de armamento y secuestro del Mayor Larrabure (asesinato tras largo cautiverio) en la Fábrica Militar de Pólvora y Explosivos de la Ciudad de Villa María, Provincia de Córdoba.

23) 03-09-74 Secuestro del Ingeniero Mascardi, directivo de la Planta Propulsora Siderúrgica, en la Provincia de Buenos Aires.

24) 01-09-74 Secuestro y extorsión de Juan y Jorge Born (directivos de la firma Bunge y Born), liberados previo pago de un rescate en la Provincia de Buenos Aires.

25) 03-10-74 Asesinato del ex Secretario General del gremio maderero de la Provincia de Santa Fe, Señor Juan Mario Russo.

26) 01-11-74 Homicidio del Comisario Gral. de la Policía Federal Alberto Villar y su esposa, en la zona de Tigre, Provincia de Buenos Aires.

27) 04-12-74 Emboscada y asesinato del Capitán, Humberto A. Viola y su pequeña hija, en la Ciudad de San Miguel de Tucumán.

28) 14-12-74 Asesinato del industrial Antonio Dos Santos Larangeira, en la Ciudad de Mar del Plata, Provincia de Buenos Aires.

29) 20-12-74 Secuestro del Gerente de la Planta Esso, en la Ciudad de Campana, Provincia de Buenos Aires.

30) 30-12-74 Asesinato del Gerente General de la firma Miluz, Sr. Abeigan y de su gerente de personal, Sr. Martínez, en la Provincia de Buenos Aires.

31) 14-02-75 Asesinato del Diputado Nacional de la Provincia de Santa Fe, Dr. Hipólito Acuña.

32)28-02-75 Secuestro y asesinato del Cónsul de los E.E.U.U., Sr. John Patrick Egan, en la Provincia de Córdoba.

33) 19-04-75 Copamiento armado y robo de importante armamento al Batallón Depósito de Arsenales 121, "Fray Luis Beltrán", en Rosario, Provincia de Santa Fe.

34) 04-06-75_ Asesinato del Gerente de la Planta "Acindar", Ing. Raúl Gameloni, en la Provincia de Santa Fe.

35) 10-06-75 Asesinato del Dirigente Sindical Juan Enrique Pelayes, en la Provincia de Santa Fe.

36) 27-08-75 Atentado con poderoso explosivo en la Fragata Misilística "Santísima Trinidad", en Río Santiago, Provincia de Buenos Aires.

37) 28-08-75 Atentado con poderoso explosivo contra un avión Hércules C-130, de la Fuerza Aérea Argentina, en el Aeropuerto B. Matienzo de la Provincia de Tucumán. Murieron 6 miembros de Gendarmería Nacional y 12 quedan gravemente heridos.

38) 06-10-75 Intento de copamiento armado al Regimiento de Infantería de Monte, en la Provincia de Formosa. Murieron 11 integrantes del Ejército Argentino y 2 de la Policía provincial.

39) 28-10-75 Asesinato del Coordinador General de Personal del Complejo Fiat de la Provincia de Córdoba, Señor Alberto Salas.

40) 24-10-75 Secuestro y extorsión del empresario de la firma Mercedes Benz, Señor Enrique Metz, en la Provincia de Buenos Aires. Liberado previo pago de un rescate.

41) 03-12-75 Emboscada y asesinato del General (R) Jorge Cáceres Monié y su esposa en la Provincia de Entre Ríos.

42) 12-12-75 Asesinato del Intendente de San Martín, Provincia de Buenos Aires, Señor Alberto Manuel Campos.

43) 17-12-75 Asesinato del Secretario de Hacienda de la Intendencia de San Martín, Provincia de Buenos Aires, Señor Carlos Ferrin.

44) 23-12-75 Intento de copamiento armado al Batallón Depósito de Arsenales 601 "Domingo Viejo Bueno", en Monte Chingolo, Provincia de Buenos Aires. Murieron 6 hombres del Ejército y 31 fueron heridos.

45) 26-02-76 Asesinato de un sindicalista del gremio pastelero en la Provincia de Córdoba, Señor Adalberto César Giménez.

46) 28-02-76 Asesinato de uno de los propietarios de la empresa "Licores Minetti", Señor Héctor Minetti, en la Provincia de Córdoba.
La actividad a que se hace referencia se desarrolló con intensidad progresiva y alcanzó su momento culminante a mediados de la década, ya que las bandas existentes, dotadas de un número creciente de efectivos, de mejor organización y mayores recursos financieros, multiplicaron su accionar y produjeron, en el lapso posterior a la instauración del gobierno constitucional, la mayor parte de los hechos delictivos registrados estadísticamente para todo el período analizado.

Esta circunstancia puede comprobarse cuantitativamente teniendo en cuenta que:

a) De los 138 delitos contra civiles de los que da cuenta el informe de Policía Federal (fs.321/353 del cuaderno de prueba de Videla), 62 se cometieron durante los años 1974 y 1975.
b) De los 21.642 hechos terroristas que computa para toda la década el Estado Mayor General del Ejército (fs. 318/323 del cuaderno de prueba de Viola), 6762 sucedieron entre 1974 y 1975.

c) Los ataques organizados contra unidades militares de mayor envergadura, por la importancia de los objetivos y por el despliegue logístico y de combate que supusieron, también corresponden a esta época, que se vio conmocionada por los copamientos del Regimiento X de Caballería Blindada de la Ciudad de Azul, la Fábrica Militar de Pólvora y Explosivos de Villa María, el Batallón Depósitos de Arsenales 121 "Fray Luis Beltrán" de Rosario, los intentos de copamiento al Regimiento de Infantería de Monte en la Provincia de Formosa y al Batallón Depósito de Arsenales 601 Domingo Viejo Bueno" en Monte Chingolo, y los atentados con explosivos contra la Fragata Misilística "Santísima Trinidad", ocurrido en la Base Naval Río Santiago, y contra un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Argentina, ocurrido en el Aeropuerto Benjamín Matienzo de la Provincia de Tucumán (según consignan los informes citados y la publicación oficial "El Terrorismo en la Argentina").
Esta situación se reflejó también en la acción de propaganda de estos grupos, lanzada masivamente en el período señalado hacia la población, no sólo a través de los medios de prensa tradicionales que, como es público y notorio, recibieron gran cantidad de mensajes, sino también a través de su propia infraestructura de prensa que les permitió difundir una notable cantidad de panfletos y publicaciones en los que se hacía la apología de los delitos cometidos. Ejemplo de ello son las revistas "Estrella Roja" , "Evita Montonera" y "Estrella Federal", entre otras, aportadas a fs. 31 vta. del cuaderno de prueba de Viola, donde se informa detalladamente sobre algunas de las acciones más arriba mencionadas.

CAPITULO I I: (Cuestiones de hecho 3, 4, 5, 20, 21, 23, 24, 26 y 271).

La importancia que adquirió la actividad terrorista se refleja objetivamente en que:

Se desarrolló en todo el territorio de nuestro país, predominantemente en las zonas urbanas; existiendo, asimismo, asentamientos de esas organizaciones, en zonas rurales de Tucumán.

Los decretos 2770, 2771 y 2772 del año 1975 dispusieron el empleo de las Fuerzas Armadas en todo el territorio del país y la centralización de la conducción de la lucha, mientras que el decreto 261/75, que los precedió, trató específicamente la represión de la guerrilla en Tucumán.

Los primeros decretos dieron origen a las directivas del Comandante General del Ejército n° 404, de octubre de 1975, y 405, de mayo de 1976, en las que se puso de resalto que la zona prioritaria para la maniobra estratégica de las Fuerzas Armadas era la de Capital Federal y el conurbano bonaerense, La Plata, Córdoba, Santa fe, Rosario, Tucumán, Salta y Jujuy, debido a que la proporción mayoritaria de la agresión subversiva se realizaba en las grandes concentraciones urbanas; por su parte, el decreto citado en último término dio origen a la directiva del Comandante General del Ejército n° 333 del año 1975, que ubicó territorialmente en la zona del suroeste de San Miguel de Tucumán el asentamiento de aproximadamente 8 campamentos de elementos subversivos, y reguló los cursos de acción para enfrentarlos.

La razón de ser de las distintas formas de guerrilla se explica en el editorial "El Comienzo de la Guerrilla Rural", publicado en el ejemplar n° 35 de "Estrella Roja", de julio de 1974, agregado como prueba documental N°6 al cuaderno de prueba de Viola; donde se consigna "...el accionar guerrillero urbano ha desarrollado ya varios años de experiencia práctica... y las pequeñas unidades que comenzaron el combate en la década pasada, ya se han fortalecido y convertido en unidades de mayor tamaño, de gran capacidad operativa...habiendo intervenido en importantes acciones de carácter estratégico, toma de cuarteles, aniquilamiento de patrulleros policiales y algunos operativos de ajusticiamiento. Estas circunstancias plantean al ERP, elevar a un nivel superior el carácter de la acción político-militar, y comenzamos a desarrollar la acción revolucionaria en el Frente Rural, con el doble objetivo de cubrir una importante necesidad estratégica de la Revolución, como es el actuar en un terreno favorable que permita la construcción de unidades de gran tamaño por un lado, y por otro, organizar nuevas capas populares como el campesinado, para hacer más efectiva la ofensiva que viene librando nuestro pueblo desde hace años...". .

Con relación a lo expuesto, declararon Antonio Cafiero, Alberto Luis Rocamora y Carlos Federico Ruckauf, entre otros (fs. 15, 23 y 40, respectivamente, de las actas mecanografiadas de la audiencia de prueba), quienes señalaron como muy importante la actividad terrorista en el monte tucumano, porque del ámbito rural se intentaba avanzar al ámbito urbano.

Consistió generalmente en ataques individuales a personas y bienes, incluyendo asesinatos y secuestros, que por su generalidad hacía muy difícil la prevención de los ataques.

Así lo explicaron: Italo Argentino Lúder (fs. 2/14 de las actas mecanografiadas), Antonio Francisco Cafiero (fs.l4/23), Alberto Luis Rocamora (fs. 23/32), Alfredo Gómez Morales (fs.32/40), Carlos Federico Ruckauf (fs.40/44), Antonio Juan Benítez (fs.44/55); Cristino Nicolaides (fs.326/348), Ruben Oscar Franco (fs.349/358), Augusto Jorge Hughes (.fs.359/366), Jorge Triaca (fs.210l217), Francisco Manrique (fs.297/301)., José Eduardo De Cara (fs.301/304), Osvaldo Domingorena (fs.314/324), Manuel Ordoñez (fs.366/369), Roberto Cox (fs.372/427) y José Alberto Deheza (fs.4586/4605), entre otros.

Esta modalidad de la acción también queda demostrada con el material de propaganda y los elementos de prueba que se consignarán en puntos posteriores.
En menor medida, se produjeron ataques organizados contra unidades militares y copamiento de pueblos enteros. Tal como surge de:

1) El expediente 22.965, agregado por cuerda a fs.221 del cuaderno de prueba del General Galtieri, en el que se investigó el copamiento del Regimiento de Tiradores de Caballería Blindada N°10 "Húsares de Pueyrredón" y Primer Grupo de Artillería Blindada de Azul, perpetrado por un grupo de aproximadamente 40 ó 50, personas pertenecientes al Ejército Revolucionario del Pueblo, en el que resultaron muertos el Coronel Arturo Gay y su esposa, el soldado Daniel Osvaldo González y uno de los atacantes, secuestrado y luego muerto el Teniente Coronel Ibarzábal.

2) El expediente 190/84 del Juzgado Federal N°2 de Córdoba, agregado por cuerda a fs.273 del' cuaderno de prueba citado, caratulado "Aybar, Antonio s/asociación ilícita", donde, a raíz de un allanamiento de domicilio se pudo averiguar que el 11 de agosto de 1974 se iba a intentar copar el Regimiento de Infantería Aerotransportada 17 de Catamarca, fracasando el operativo por circunstancias fortuitas al haber sido interceptada en la vía pública la banda, por una comisión policial, produciéndose un enfrentamiento en el que murieron 16 delincuentes y a resultas del cual se secuestraron diversas armas y explosivos.

3) El sumario 23.160 instruido contra el soldado conscripto Eugenio Antonio Pettiggiani y otros, con motivo del asalto y copamiento a la Fábrica Militar de Pólvora y Explosivos, Villa María, Córdoba, agregado, por cuerda a fs.221 del cuaderno de prueba citado, del que resulta que el 10 de agosto de 1974, siendo aproximadamente las 23.40 horas, un grupo de 70 u 80 subversivos ingresó a ese establecimiento militar luego de copar el Motel "Pasatiempo", ubicado a 1 kilómetro de la fábrica y utilizado como base de operaciones. Allí se demostró que con la colaboración del conscripto Pettigiani fueron atacados los puntos claves, apoderándose de gran cantidad de armamentos, munición y explosivos, hiriendo a varios oficiales y suboficiales y secuestrando al Mayor Larrabure, quien apareció muerto mucho tiempo después.

4) El informe del Estado Mayor General del Ejército agregado a fs.486/491 y 783 del cuaderno de prueba de Viola, en cuyo anexo b) se da cuenta, además de los hechos ya mencionados:

a) Del copamiento del Batallón de Arsenales 121 "San Lorenzo" de Santa Fe; realizado por aproximadamente 20 miembros del ERP, el 13 de abril de 1975, en el que robaron gran cantidad de armamentos y munición de guerra.

b) Del intento de copamiento del Regimiento de Infantería de Monte N°29 de Formosa, realizado por unos 40 efectivos del Ejército Montonero el 5 de octubre de 1975, quienes a un mismo tiempo intentaron ocupar el Aeropuerto Internacional "El Pacú", un campo en las inmediaciones de Rafaela, Provincia de Santa Fe, controlar la ruta que une el Regimiento de Infantería N°29 y dicho Aeropuerto, y capturar un avión Boeing 737 de Aerolíneas Argentinas y una avioneta Cessna de cuatro plazas. El ataque al Regimiento fue repelido, y se produjeron 12 muertos y 19 heridos en las filas del Ejército y 16 muertos en las filas de la banda terrorista.

c) Y del intento de copamiento del Batallón de Arsenales 601 "Domingo Viejo Bueno", de Monte Chingolo, efectuado por un grupo de aproximadamente 80 integrantes del ERP, el 23 de diciembre de 1975, del que resultaron muertos 6 efectivos del Ejército y heridos otros 12, mientras que la banda subversiva sufrió 52 bajas.

5) La publicación oficial "El Terrorismo en la Argentina", ya citada, que informa sobre el intento de copamiento al Comando de Sanidad del Ejército por parte del ERP, producido el 6 de septiembre de 1973; los copamientos de las localidades de La Calera en la Provincia de Córdoba, y de Garín en la Provincia de Buenos Aires, ocurridos el 1° y 30 de julio de 1970, respectivamente, perpetrados por Fuerzas Armadas Revolucionarias y por Montoneros; y los atentados con explosivos contra la Fragata Misilística "Santísima Trinidad", en Río Santiago, Provincia de Buenos Aires, y contra el avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Argentina, en el Aeropuerto Benjamín Matienzo de la Provincia de Tucumán, el 27 y 28 de agosto de 1975, respectivamente.

6) E1 expediente 1604 del Juzgado Federal de Primera Instancia N°1 de San Martín, agregado en el cuaderno de prueba de Agosti, caratulado "Aoad, Vilma Gladis, VIII Brigada Aérea denuncia sobre infr. a la ley 20.840" en la que se condenó a la nombrada por haber realizado, con la colaboración del Cabo Primero de Fuerza Aérea Osvaldo Antonio López, un atentado con explosivos contra la dotación de aviones "Mirage" de la VIII Brigada Aérea "Mariano Moreno" de José C. Paz, Provincia de Buenos Aires, hecho que no tuvo éxito por fallas en los artefactos colocados y por haber sido descubierto por las autoridades, ocurrido el 29 de abril de 1976.

7) E1 expediente 188 (JIM N°1) 845.766 de la Fuerza Aérea Argentina, instruido en razón del atentado con explosivos que produjo grandes daños en el Edificio Cóndor, ocurrido el 5 de abril de 1977, adjudicado a Patricia Palazuelos.

8) La declaración testimonial del Brigadier Antonio Diego López, quien relató los detalles del hecho consignado en el punto 6 precedente.

9) Los ejemplares agregados al cuaderno de prueba de Viola, de "Estrella Roja" de febrero de 1974, febrero, octubre y diciembre de 1975, y enero de 1976 y que dan la versión de la banda ERP sobre los hechos consignados precedentemente, que se le atribuyen, y los ejemplares de "Evita Montonera", de octubre de 1975, publicados con idéntico objetivo.

D) Resultaron afectados todos los sectores de la vida nacional, aunque en especial fueron objeto de ataque integrantes de las Fuerzas Armadas, de seguridad y policiales, y bienes afectados a su función.

De manera concordante, la publicación oficial "El Terrorismo en la Argentina" (editada por el Poder Ejecutivo Nacional), y el texto "El terrorismo en la Historia Universal", de Ambrosio Romero Carranza (editado por Depalma), agregado al cuaderno de prueba de Viola, consignan que en la época en estudio el terrorismo provocó 687 muertes discriminadas de la siguiente manera:
-141 efectivos de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. .
-119 efectivos de la Policía Federal
-105 efectivos del Ejército
-48 efectivos de la Policía de la Provincia de Córdoba
- 35 efectivos de la Policía de la Provincia de Santa Fe
-19 efectivos de la Armada Argentina
- 13 efectivos de la Policía de la Provincia de Tucumán
- 10 efectivos de la Fuerza Aérea Argentina
- 9 efectivos de la Gendarmería Nacional
- 6 efectivos del Servicio Penitenciario Federal
-4 efectivos de la Policía de la Provincia de Jujuy
-4 efectivos de la Policía de la Provincia de Mendoza
-4 efectivos de la Policía de la Provincia de Formosa
-1 efectivo de la Policía de la Provincia de Salta
-1 efectivo de la Policía de la Provincia de Corrientes
-1 efectivo de la Policía de la Provincia de Catamarca
-1 efectivo de la Policía de la Provincia del Chaco
-54 Empresarios
-24 Gremialistas
-24 víctimas de atentados públicos
-16 funcionarios públicos
-11 subversivos arrepentidos
-6 sacerdotes
-6 empleados
-5 políticos
-5 niños
-3 diplomáticos
-3 profesores universitarios -3 dirigentes estudiantiles -3 esposas de militares
-2 abogados -1 periodista
Es decir, 511 víctimas pertenecientes a las Fuerzas Armadas, policiales o de seguridad, y 166 civiles.
El informe de la Policía Federal obrante a fs. 152/165 del cuaderno de prueba de Videla suministra, la nómina de personal muerto por la subversión, coincidiendo en su número con la estadística consignada precedentemente, y también acompaña nómina de personal herido cuyo número total es de 89.

Gendarmería Nacional informa que sufrió la baja de 9 efectivos, mientras que otros 52 resultaron heridos en la lucha contra la subversión (fs.192 del cuaderno de prueba citado).

La Prefectura Naval Argentina hace saber, a fas. 224 de mismo cuaderno, que fueron heridos 4 de sus efectivos y muertos otros 2.

Policía Federal informa también a fs.320/353 del referido cuaderno, sobre los homicidios, secuestros y atentados con explosivos registrados en su jurisdicción.
Las empresas "La Cantábrica", "Isaura", "Surrey", "Rigolleau", "Acindar". "Textil Oeste", "Minetti y Cia.", "Bendix", "Sancor", "Alba", "Molinos Río de La Plata", "Porcelanas Verbano", "Celulosa Argentina", "Sevel Argentina", "Materfer", "Porcelanas Lozadur", "Petroquímica Sudamericana", "Renault Argentina", "Ford Motors Argentina" y "Swift Armour", pusieron en conocimiento a fs. 97, 98, 102, 118, 121, 122, 123, 126, 127, 133, 134, 139, 146, 209, 216, 243, 258, 261, 282, 290, y 316, respectivamente, del citado cuaderno de prueba, sobre diferentes atentados a sus instalaciones y contra su personal.

Máximo Gainza y Robert Cox, testimoniaron en la audiencia de prueba sobre amenazas y atentados que sufrieran por parte del terrorismo los diarios "Buenos Aires Herald" y "La Prensa".

Por su parte el informe del Ejército agregado a fs. 322/323 del cuaderno de prueba de Viola, eleva el número de víctimas fatales de ataques terroristas a 1501, consignando, además, que se cometieron en la década 1748 secuestros y 3949 delitos contra la propiedad.

CAPITULO IIl: (Cuestiones de hecho Nros. 7, 9, 10, 11, 13, 19 y 25i.

La actividad descripta fue producto de la actuación de una pluralidad de grupos subversivos que en total contaban con un número de algunos miles de integrantes, siendo sus características más importantes su organización de tipo militar que incluyó la creación de normas y organismos propios de tipo disciplinario, su estructura celular, la posesión de un considerable arsenal que utilizaban en sus acciones, y abundantes recursos económicos, producto principal de delitos cometidos.

De acuerdo con los informes del Ejército y la Fuerza Aérea, obrantes a fs.486 y 475, respectivamente, del cuaderno de prueba de la defensa de Viola, corroborados en términos generales por las publicaciones de "El Combatiente", "Estrella Roja", "Evita Montonera", "Estrella Federal", "Boletín Interno n° 61 del PRT", "Estatuto del Partido Revolucionario de los Trabajadores (Título V, arts.21/24), agregados a fs.30/34 del cuaderno de prueba citados y a fs.298 bis, 299, 300, 301, 303 y 304 del cuaderno de prueba de la defensa de Videla y también por la información publicada en el libro "El Terrorismo en la Argentina", existieron diferentes grupos subversivos. Los principales, por su mayor cantidad de componentes, organización y disponibilidad de medios económicos y técnicos, fueron:

- Fuerzas Armadas Revolucionarias (F.A.R.), que fueron creadas a partir de 1977 con cuadros provenientes del Partido Comunista Revolucionario (P.C.R.), con la finalidad declarada de apoyar inicialmente al movimiento guerrillero impulsado por Ernesto Guevara y que en 1974 se fusionaron con Montoneros.

- Ejército Montonero. Esta organización reconoció sus antecedentes más lejanos en el Movimiento Revolucionario Peronista (1955) y también en el Frente Revolucionario Peronista (1965), pero empezó a tomar forma a partir de 1966, consolidándose con ese nombre en 1970.

- Ejército Revolucionario del Pueblo (E.R.P.). Surge como apéndice armado del Partido Revolucionario de los Trabajadores (P.R.T.) en 1970, como consecuencia del quinto congreso del partido que, a su vez, había adherido a la Organización Latinoamericana de Solidaridad.

También actuaron públicamente las llamadas Fuerzas Armadas de Liberación, que tienen origen común en las Fuerzas Armadas Revolucionarias ya que también se constituyeron como desprendimiento del Partido Comunista Revolucionario y las Fuerzas Armadas Peronistas en cuyo génesis participaron las mismas corrientes que mayoritariamente se identificaron con Montoneros.

Lamentablemente no existen estimaciones oficiales conocidas acerca del número total de integrantes de estos grupos armados, aunque la conclusión acerca de que sus efectivos sumaban varios miles aparece como indudable si se tiene en cuenta que:

1- E1 documento final de la Junta Militar sobre la guerra contra la subversión y el terrorismo, agregado por cuerda, da cuenta de la participación, en el momento de mayor apogeo del movimiento subversivo, de 25.000 personas, asignándole el carácter de combatientes a 15.000.

2- La publicación "El Terrorismo como Fenómeno Internacional", agregada a fs.230 del cuaderno de prueba de Viola; estima que el número total de militantes de las organizaciones guerrilleras oscilaba entre 7.000 y 8.000.

3- El procesado Viola, al ser indagado a fs. 1505 sobre este punto, indicó como cifra posible la de 20.000 militantes.

La organización de tipo militar de esas bandas surge implícitamente de las acciones de mayor envergadura acaecidas contra instalaciones castrenses, entrenamiento previo en el manejo de armas y las modalidades de lucha adoptadas que evidencian a las claras un adiestramiento de ese tipo. Esta condición es puesta de resalto, también, en su material de propaganda, del que merece destacarse el artículo "Hacía la construcción del Ejército Montonero", publicado en octubre de 1975 en "Evita Montonera", y el relativo a "Creación de una Escuela Militar en el PRT", publicado en "Estrella Roja", ambos agregados como prueba documental n°9, por la defensa del procesado Viola.
Las modalidades de militarización de estas bandas se acreditan con el material bibliográfico de estudio dictado por ellas, agregado por cuerda a los cuadernos de prueba de las defensas de los procesados Galtieri y Massera, a saber:
1) "Manual de Instrucción de las Milicias Montoneras", que en distintos capítulos contiene instrucciones sobre orden cerrado, capacitación física y criterios básicos de planificación operativa y logística.

2) Cuerpo de "Manuales sobre Guerrilla Rural", consistentes en documentos de instrucción sobre táctica, supervivencia, topografía, comunicaciones y sanidad, también editados por Montoneros.

3) "Manual de Información e Inteligencia" y "Cartilla de Seguridad" con "Instrucción sobre Procedimientos Operativos", correspondientes a la misma organización.

4) Resolución 001/78 del Ejército Montonero por las que se impone el uso de uniforme, grados e insignias.

5) "Curso de Táctica, Información y Estudio de Objetivos" editado por el Partido Revolucionario de los Trabajadores.

6) "Reglamento para el Personal Militar del Ejército Revolucionario del Pueblo" donde se prevé la conformación de escuadras, batallones, etc.
Especial importancia se asignó, en la organización militar, a la estructuración celular de los cuadros.

Tal como surge de los estatutos del Partido Revolucionario de los Trabajadores, agregados como prueba documental n°1 en el cuaderno de prueba de Viola y de la "Segunda Conferencia de la Conformación de Cuadros" de esa misma organización, agregada a fs.239/242 del' cuaderno de prueba de Galtieri, "...la célula es la base fundamental donde se materializan las directivas del partido, donde se hacen realidad...", "...se componen de tres o seis compañeros y su constitución responde a las necesidades de coordinar y organizar el trabajo cotidiano de los militantes.. "

A continuación, en tales documentos, se clasifican las células en tres categorías, a saber: básicas, que son el organismo natural de militancia; técnicas, que son las destinadas a la organización de tareas de ese carácter y de combate, cuya característica fundamental es la compartimentación absoluta.

Similares términos surgen del "Manual de Instrucción de las Milicias Montoneras", agregado a fs.239/242 del cuaderno de prueba de la defensa de Galtieri.

Por resultar inherente a la forma de organización militar, las bandas terroristas dictaron sus propias normas disciplinarias y punitivas y constituyeron organismos propios con la finalidad de sancionar determinadas conductas que consideraban delictuosas. En tal sentido obran agregadas publicaciones en "Evita Montonera", Nros. 8 y 13 sobre la condena y ejecución de una persona identificada como Fernando Haymal, a quien consideraban traidor y delator, y la condena a otra persona identificada como Roberto Quieto (cuaderno de prueba de Viola, prueba documental N°9), y también surge, de documentación secuestrada a esas organizaciones, la realización de juicios revolucionarios a Rodolfo Gabriel Galimberti, Juan Gelman, Roberto Mauriño, Julieta Bullrich y Claudia Genoud.

Estas normas de tipo penal se encontraron plasmadas, en el caso de la organización Montoneros, en un Código de Justicia Penal Revolucionario" (prueba documental n°5, punto VI, del cuaderno del procesado Viola).

El arsenal utilizado por estas organizaciones provenía básicamente del robo a unidades militares, a funcionarios policiales e, incluso, a comercios dedicados a tal actividad.

Existe constancia en autos de una larga nómina de hechos de este tipo que parece innecesario reproducir en este punto, bastando, a título ilustrativo, con recordar que, según el informe del Estado Mayor General del Ejército, agregado a fs.322/323 del cuaderno de prueba de la defensa del procesado Viola, en su periodo de actuación, estas bandas consumaron 2438 robos de armamentos y explosivos y, según el informe de idéntica fuente, agregado a fs.781 del mismo cuaderno de, prueba, en el copamiento al Batallón 121 "San Lorenzo" Provincia de Santa Fe, los elementos subversivos sustrajeron 170 fusiles FAL, 5 fusiles FAP, 3 MAG, 27 pistolas calibre 11, 25mm., 5 escopetas, 3 fusiles MAUSER, 2 pistolas ametralladoras, 10.200 municiones calibre 7,62 mm., 567 municiones calibre 11,25mm, y 340 portacargadores de FAL, mientras que en el intento de copamiento al Regimiento de Infantería de Monte, utilizaron fusiles FAL, pistolas ametralladoras Halcón, escopetas ITAKA, granadas de mano SFM-4 y pistolas calibre 11, 25 mm. y 9mm., entre otros.

Cabe destacar finalmente que para el adecuado uso de dicho arsenal los elementos subversivos eran adiestrados práctica y teóricamente hallándose agregados a fs. 239/243 del cuaderno de prueba de la defensa de Galtieri, los siguientes textos:
1) "Manual Popular de Caños Incendiarios del Ejército Montonero", en el que se instruía sobre la fabricación y uso de tales elementos.

2) "Reglamento de Uso del Lanzagranadas SFM/LG22MP".

3) "Cartilla sobre Seguridad y Armas de uso Defensivo".

4) "Manual de Identificación de los elementos de la granada SFM/G5".

5) "Cartilla sobre Explosivos y Armas Químicas".

6) "Manual de Instrucción de las Milicias Montoneras" que contiene una cartilla sobre armamentos e instrucciones básicas de tiro y portación de armas, y un cursillo sobre explosivos caseros.
Toda la infraestructura reseñada produjo, a las bandas terroristas, la imperiosa necesidad de obtener grandes sumas de dinero para financiarla. Ese capital fue obtenido principalmente a través de la comisión de hechos delictivos, de los cuales ya han sido reseñados los más importantes.

Según el informe agregado a fs.323 del cuaderno de prueba de Viola, los secuestros ascendieron a 174 - la mayor parte de ellos con finalidad extorsiva y los robos de dinero sumaron 551.

Finalmente, entre los hechos más significativos, el informe de fs.490 del cuaderno de prueba citado, consigna el secuestro de los hermanos Juan y Jorge Born (que dio origen al suplemento especial de la publicación "Evita Montonera", titulado "Operación Mellizas", agregado en el cuaderno de prueba de Galtieri); el de Enrique Metz, directivo de la empresa Mercedes Benz Argentina, y los asaltos a distintas sucursales del Banco de Galicia, del Banco de la Provincia de Córdoba, a la Cooperativa Sancor y al Banco Comercial de La Plata.

CAPITULO IV: (Cuestiones de hecho Nros. 12 y 11).

La actuación de las bandas subversivas se caracterizó por la pública atribución de los hechos cometidos.

Ello surge del "Manual de Instrucción de las Milicias Montoneras" ya citado, que en su apartado 7.3.6. "Propagandización" imparte textualmente como enseñanza que " .toda operación que no sea en sí misma de propaganda (pintadas, panfleteadas, etc.), debe contener en su planificación como una parte más, su propagandización. No basta con quemar el coche de un "carnero", es imprescindible que todos los compañeros vinculados a ese conflicto y los demás traidores, lo sepan. El objetivo último de nuestra política son las masas.

"; de los Estatutos del Partido Revolucionario de los Trabajadores que, en su art. 15 dispone que "...difundir y cumplir la política del partido vía la enérgica agitación y propaganda política..." es una de las principales tareas de las células partidarias; y de las resoluciones del Comité Central de este partido, de octubre de 1970, que indican lo siguiente "...punto fundamental para un correcto rendimiento político en este plan es su aprovechamiento propagandístico. Este consistirá en un planteamiento y realización inteligente de la propaganda de cada acción concreta y de la sigla y el programa del ejército. Tenemos que medir políticamente cada acción, evitar cuidadosamente acciones dudosas, y elegir siempre aquellas más nítidamente populares; tenemos que preparar buenos comunicados, sobrios, estrictamente veraces y con claros contenidos políticos dentro de los lineamientos del programa del ejército. Tenemos que realizar nuestra propia propaganda con pintadas, cajas, volanteadas, etc., cosa muy importante para lograr que la gente note la proximidad física de nuestra fuerza militar, se dé cuenta de que los combatientes están cerca, que puede ser cualquiera de ellos que no se trata de una vanguardia aislada. Como orientación general señalamos que se garantizará una excelente propaganda armada en la medida en que las acciones, comunicados, volantes, etc., se hagan con la mirada puesta en las masas, con una línea de masas, y se observen perfectamente las reacciones de la gente, su estado de animo.. " (cuaderno de prueba de Viola, prueba documental n° 1).

Siguiendo los lineamientos expuestos precedentemente, las distintas organizaciones subversivas emitieron una multitud de publicaciones y panfletos, donde a través de partes de guerra y comunicados daban detalles de los hechos cometidos, así por ejemplo a fs.241 del cuaderno de prueba de Galtieri se agregaron, entre otros elementos, once comunicados del Ejército Revolucionario del Pueblo, donde se da cuenta de sendos atentados contra personas, cuatro partes de guerra donde se relatan otros tantos ataques contra instalaciones civiles y militares, y dos volantes donde se hace la apología de las actividades de dicha organización.

En el cuaderno de prueba de Lambruschini (fs.54) obra fotocopia certificada del acta labrada en el Juzgado Federal de Tucumán relacionada con la destrucción, por aplicación de la ley .20.785, de 5000 ejemplares de "Evita Móntonera", 82.500 panfletos y ejemplares de "Estrella Roja" y "Avanzada Socialista".

En el cuaderno de prueba de Galtieri, también fue agregado, a fS.205, el suplemento especial de la revista "Evita Montonera" donde bajo el nombre de "Operación Mellizas" se relata en forma circunstanciada el operativo de secuestro y cobro de rescate en perjuicio de los hermanos Jorge y Juan Born.

Finalmente, merece consignarse que en el documento "Crítica y Autocrítica del Partido Montonero" publicado en la revista "Vencer" n° 2, agregada al cuaderno de prueba de Viola, se señala como un logro importante "...hemos multiplicado la propaganda, tanto con la generación de nuevos instrumentos de prensa - como Movimiento y Estrella Federal- como duplicando la impresión de "Evita Montonera", así como desarrollando la impresión de boletines zonales y volantes que permitieron la presencia permanente de nuestras propuestas. En este plano de propaganda masiva, hemos dado un salto cualitativo con la creación y desarrollo del aparato interceptor de T.V. (RLTV)...".

Otra característica distintiva consistió en que los integrantes de esas organizaciones encubrían su actividad terrorista adoptando un modo de vida que no hiciera sospecharla.

Sobre este aspecto nuevamente coinciden la apreciación realizada por los organismos técnicos requeridos por el Tribunal y lo reconocido, e incluso exaltado como legítimo, por las bandas subversivas.

Así, los informes confeccionados por la Fuerza Aérea y el Ejército explican que la planificación de la lucha de las bandas subversivas incluía la mimetización de sus componentes al medio social en el que le tocaba actuar como método para poder expandirse e infiltrarse en las estructuras oficiales y no oficiales (fs.475 y 486 del cuaderno de prueba del General Viola).

El material de propaganda de las bandas terroristas consigna que del accionar abierto debe pasarse a las acciones encubiertas y clandestinas (conf. "Evita Montonera" de enero de 1975, prueba documental n° 17 del cuaderno de prueba de 1 a defensa de Viola ) , y que "...el pueblo argentino no se deja engañar. Sabe que el ERP lo integran patriotas, hombres y mujeres, obreros, empleados, campesinos, estudiantes, profesionales honestos y hasta soldados del ejército opresor que lo abandonan para unirse a nuestras filas. Saben que los miembros del ERP no habitan en sótanos obscuros ni en departamentos de lujo, que se los puede encontrar en las fábricas compartiendo el duro trabajo y el amargo pan de los obreros en los barrios y villas, en las luchas de los colegios secundarios y universidades...", tal como textualmente consigna el ejemplar de "Estrella Roja" de agosto de 1973, también agregado al citado cuaderno.

La instrucción de los propios cuadros se tradujo en órdenes de comportarse naturalmente, mantener la vivienda y amistades normales, poseer un trabajo rentado normal y, en caso de tener una trayectoria política conocida anterior, no abandonarla; así surge del "Manual de Seguridad del PRT", capítulo "Seguridad dentro de la Organización Clandestina" agregado a fs.239/243 del cuaderno de prueba de la defensa del General Galtieri.

CAPITULO V (Cuestiones de hecho Nros. 8 y 221.

El objetivo último de esta actividad fue la toma del poder político por parte de las organizaciones terroristas, alguna de las cuales incluso intentó, como paso previo, a través de los asentamientos en las zonas rurales de Tucumán ya mencionados, la obtención del dominio sobre un territorio, a fin de ser reconocida como beligerante por la comunidad internacional.

Sobre esta idea concuerdan, básicamente, todos los informes técnicos requeridos por el Tribunal y se encuentra también plasmada en las publicaciones originadas en esas bandas, aportadas a la causa.

Al respecto merecen especial atención como ejemplo de lo expuesto:

A. El editorial titulado "El mandato político de Fernando Abal Medina", publicado en la revista "Militancia Peronista para la Liberación", del 6 de septiembre de 1973, agregada al cuaderno de prueba de Lambruschini, en cuanto dice "... ese es en esencia el proyecto político de Fernando Abal Medina, que obligadamente debemos rescatar. Sus pautas esenciales, podemos sintetizarlas en:
1-Asunción de la guerra popular.
2-Adopción de la lucha armada como la metodología que hace viable esa guerra popular, mediante formas organizativas superiores.
3-Absoluta intransigencia con el sistema.
4-Incansable voluntad de transformar la realidad.
5-Identificación de la burocracia, como formando parte del campo contrarrevolucionario.
6-Entronque efectivo en las luchas del pueblo.
7-Confianza ilimitada en la potencialidad revolucionaria de la clase trabajadora peronista.

B) La "Resolución sobre la relación partido-ejército del quinto Congreso del Partido Revolucionario de los Trabajadores", en cuanto dice que:"...el Partido ... es una organización ...que se constituye en la dirección política revolucionaria de todo el pueblo, en todos los terrenos de lucha, tanto en el terreno militar como en el económico, político, etc...."

C) El editorial "La Guerrilla Rural y Urbana" publicado en "Estrella Roja" de julio de 1974, agregado como prueba documental n° 6 al cuaderno de prueba de Viola, en cuanto expresa "...la guerrilla rural tiene la característica de que permite, gracias al auxilio de la geografía, la construcción relativamente veloz de poderosas unidades de combate... la consolidación de estas unidades permitirá disputar al enemigo zonas geográficas, primero durante la noche y luego durante el día. En la medida de que el paralelo desarrollo de la lucha política y aplicación de una línea correcta de masas a la actividad militar, fortalezca y engrose las columnas guerrilleras, será posible liberar zonas y construir más adelante sólidas bases de apoyo.. "

CAPITULO VI: I Cuestiones de hecho Nros. 15 y 16).

Paralelamente el fenómeno ya comentado comenzó a desarrollarse, en la primera mitad de la década pasada, otra actividad de tipo también terrorista, llevada a cabo por una organización conocida entonces como Alianza Anticomunista Argentina (Triple A), cuyo objetivo aparente fue el de combatir a aquellas bandas subversivas. Al mismo tiempo, comenzaron a producirse desapariciones de personas atribuibles a razones políticas.

Los testigos Hipólito Solari Yrigoyen, Carlos Gatinoni y José Alberto Deheza se refirieron en la Audiencia (ver fs. 5302, 1687 y 4586 de la versión mecanografiada) a la actuación de esta banda, consignando el primero de los nombrados que el atentado con explosivos del que fue víctima a fines de 1973, fue la presentación en sociedad de dicha organización.

La publicación ya citada "El Terrorismo en la Argentina", y el libro "Crónica de la subversión en la Argentina", agregado como prueba documental n°5 en el cuaderno de prueba de Viola, hacen referencia a esta organización, consignando que la cifra de víctimas producida por la subversión de otro signo, identificada entre 1973 y 1975 bajo el nombre de Triple A, ascendió a 80 personas..........

(de página 67 de LA SENTENCIA)

.......Las circunstancias que permitieron adjudicar estos hechos a la banda Triple A fueron el reconocimiento expreso de ella, en los casos de víctimas con actividad conocida públicamente, y la característica AAA, contrastando en los demás casos, de la aparición de inscripciones que consignaran "Somos Subversivos" o leyendas similares junto a los cadáveres.

El ámbito de acción de este grupo, tomando como base la nómina precedente, comprendió la Capital Federal, el conurbano bonaerense, las ciudades de La Plata, Brandsen, Mar del Plata y Bahía Blanca y las Provincias de Tucumán y Mendoza.

Simultáneamente, comenzó a producirse un tipo de hecho que, lamentablemente, en años posteriores tuvo un auge notable, y que consistió en la desaparición de personas atribuidas a razones políticas.

Esta nueva clase de delito tuvo características propias que permitieron diferenciarlo de la privación ilegal de libertad producida por la delincuencia común, en qué la privación ilegal aparece generalmente vinculada a la necesidad de lograr la impunidad de otros delitos, o a fines extorsivos o sexuales, por la cuál, su duración aparece siempre limitada en el tiempo a la consecución de esos fines, no así en la desaparición, donde las víctimas generalmente no volvían a ser liberadas, ni esclarecerse lo sucedido.

Según informó en la Audiencia el Dr. Eduardo Rabossi (fs.1558 de la versión mecanografiada), la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas recabó la información sobre 19 casos ocurridos en 1973, 50 casos ocurridos en 1974, 359 casos ocurridos en 1975, 549 casos en el primer trimestre de 1976, consignando que en noviembre de 1975 se produjeron 35 desapariciones, en diciembre del mismo año, 90 desapariciones en enero de 1976, 155 desapariciones en febrero de 1976, 84 desapariciones, y en marzo del mismo año, 310 desapariciones.

Sobre este punto, a requerimiento del Tribunal, distintos Juzgados del país informaron sobre expedientes relacionados con la desaparición de 262 personas, iniciados con anterioridad a 1976.
____________________________________________________________________

(de Página 68 de LA SENTENCIA)

CAPITULO VII: Cuestiones de hecho Nros. 29 y 30).

La delincuencia terrorista fue objeto de investigación por parte del Poder Judicial. A principios de la década continuaban conociendo los tribunales federales preexistentes hasta que en abril de 1970, por medio de la ley 18.670, se creó un procedimiento especial de juicio oral e instancia única a través del cual, entre otros, se condenó a los autores del secuestro y homicidio del Teniente General Pedro Eugenio Aramburu (según libros de registro de este Tribunal), hasta su derogación por medio de la ley 19.053, que creó la Cámara Federal en lo Penal de la Nación.

Entre el 1° de junio de 1971 y el 25 de mayo de 1973, la actividad jurisdiccional relacionada con estos delitos se concentró en el tribunal citado en último término, cuya actuación arrojó como resultado, la iniciación de 8927 causas y el dictado de 283 sentencias condenatorias (según surge de los libros de registro agregados por cuerda al cuaderno de prueba de Videla).

Luego de ello, disuelta la mencionada Cámara, la investigación continuó en manos de la justicia federal......

CAPITULO VIII (Cuestiones de hecho Nros. 17, 18, 31, 32, 34, 35, 39, 40 y complementarias aportadas por las defensas).

La gravedad de la situación en 1975, debido a la frecuencia y extensión geográfica de los hechos terroristas, constituyó una amenaza para la vida normal de la Nación, estimando el gobierno nacional que los organismos policiales y de seguridad resultaban incapaces para prevenir tales hechos. Ello motivó que se dictara una legislación especial para prevención y represión del fenómeno, debidamente complementada a través de reglamentaciones militares.

=====================================================
FIN DE LO EXPRESADO EN EL EXTRACTO DE LA SENTENCIA.
=====================================================

Como el lector podrá apreciar luego de esta lectura, la tragedia argentina de la década del 70 fue sin duda una guerra, más aun, fue una verdadera guerra civil revolucionaria.

El bando terrorista derrotado no estaba formado por meros disidentes políticos, no eran jóvenes inocentes ni caían erróneamente "por figurar en alguna agenda".
No fueron perseguidos por ser simplemente periodistas, estudiantes, sacerdotes, de sector o profesión particular alguna; simplemente se trató de que eran soldados de un ejercito clandestino en guerra. Eran combatientes de verdaderos ejércitos revolucionarios, en su mayoría jóvenes enrolados en la violencia sistemática - como producto de los errores e hipocresías de muchas dirigencias que los empujaron a ello, por acción u omisión - y lo que es aun peor, eran combatientes cuya meta era imponernos un paraíso marxista totalitario, una versión criolla de la pesadilla cubana.
En esa violencia irracional fueron embarcados, a matar y morir creyendo que así harían un mundo mejor.

Es TERRIBLE que aun hoy son más respetados y comprendidos por los circunstanciales enemigos de entonces, a diferencia de sus ideólogos responsables, de tantos políticos y comunicadores sociales oportunistas, los cuales ahora usan sus despojos como bandera de agitación política y permanente recreación del odio en nuestra sociedad
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Publicidad

Photobucket

Publicidad


Construcción de salas de ensayo profesionales y Homestudios
Photobucket

ENLACES: Entidades - Asociaciones - ONG - Partidos Políticos


ENLACES: Noticias, opinion y actualidad

ENLACES: Arte - Cultura - Educación - Formación - Historia - Cine – Series

ENLACES: Entretenimiento - Humor - Juegos

ENLACES : Empresas - Servicios - Tecnología - Mujer - Moda – Belleza


Photobucket - ...y recuerda siempre: "La vida humana es sagrada desde el momento de la concepción hasta su muerte natural"- Photobucket