Photobucket - Un soldado no tiene que pedir perdón por defender su patria - Photobucket - Juicio y castigo, ni olvido, ni perdón a los terroristas de la subversión - Photobucket

Visita el Celtyv

Publicidad


 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif  photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Las organizaciones de guerrilla y su molde militar

Las Organizaciones de Guerrilla y su molde militar.

Las organizaciones de guerrilla que actuaron en nuestro país (Montoneros, Erp, etc.) adoptaron una planificación típicamente extraída de las fuerzas regulares, a través de la composición de sus cuadros y la estrategia de sus acciones bélicas.

Sus combates propagados en más de 500 “Partes de guerra” fueron en su mayoría protagonizados por pelotones con acción clásica militar y al mando de oficiales con grado similar al de las fuerzas regulares.

En esos partes también no se oculta el objetivo de esa guerra desplegada por dichas organizaciones: "La toma del poder” y “la implantación del socialismo en nuestra Patria” (“Parte de guerra del 23/9/76 dan cuenta del ataque a uno de los miembros del directorio de la empresa Propulsora Techint realizado en Ciudad Evita). En dicho documento queda claramente establecido cual era el objetivo real de sus operaciones.

Otro parte de guerra, confirma el rigor militar de la acción guerrillera. "Dos oficiales del ejército Montonero tomando la iniciativa táctica se constituyeron en pelotón de combate y ejecutaron a un suboficial de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, que uniformado y con su arma reglamentaria, circulaba por la localidad de Florida. Una vez realizada la operación, el pelotón se dispersó sin novedades y los oficiales se reintegraron a sus tareas habituales (29/6/1977).

La guerrilla funcionó judicialmente con un "Código de Justicia Penal" para sus propios miembros que poco difiere de los reglamentos militares. Se enumeran estos delitos: Traición, deserción, delación, conspiración, insubordinación, abuso de autoridad, deslealtad y negligencia en el mando.

Las penas variaban desde la de muerte pasando por la confinación, la prisión y la pérdida del grado militar.

La jerarquía estaba patente en los cuadros del ejército guerrillero. Oficiales superiores, oficiales primeros, oficiales segundos y oficiales. La escala bajaba a los aspirantes a oficiales, sargentos, soldados y milicianos.

Los ejércitos guerrilleros tenían su bandera y sus uniformes y los distintivos de mando, como los de una agrupación militar regular. Los uniformes consistían en pantalón azul y camisa celeste y era obligación usarlos en ceremonias (como los desfiles que realizaron en localidades de las sierras tucumanas) y en reuniones especiales, sobre todo cuando se convocaban a los tribunales de justicia. Las insignias de mando eran estas: Comandante (1 estrella roja): 2do. Comandante (2 estrellas doradas). Mayor (1 estrella dorada) Capitán (3 estrellas plateadas). Teniente lro (2 estrellas plateadas). Teniente (I estrella dorada y I plateada). Subteniente (I estrella plateada). Sargento (Tres bandas en forma de V paralelas de color amarillo y fondo azul). Los Montoneros, además de configurar un ejército en su aspecto militar, contaban en el año 1979, cuando se produce su derrota bélica con un esquema de organización política que implicaba la existencia de un auténtico ministerio. Comandante en Jefe y Secretario general: Mario Firmenich. La Dirección Nacional, la compartían Raúl Clemente Yaguer (a la vez jefe de estado mayor de los comandos armados) y Roberto Perdía. Fernando Vaca Narvaja ocupaba la Secretaría de Relaciones Exteriores. Secretario del departamento agrario, era Osvaldo Lovey y del departamento juventud Guillenno Amarilla.

Este virtual gabinete lo componían también Adriana Lesgart (Secretaria del Departamento Femenino), Oscar Raúl Bidegain (Departamento Político) y Secretario en el Departamento de Artistas e Intelectuales.

Esta combinación político-militar fue el elemento básico que esgrimió la defensa de Mario Firmenich cuando fue detenido en Río de Janeiro a fines de 1983 y pedida su extradición por el gobierno argentino. Firmenich -sostenía su defensa- era el comandante de una fuerza que había participado de una guerra de liberación en su país. Se obviaba el término “guerrilla” y se ponía énfasis en el de “guerra”.

Los homicidios en lo que era culpado por la justicia Argentina, se justificaban en que habían sido acciones de guerra".

Uno de sus abogados, declaró a la prensa brasileña que la existencia de esa guerra había sido expresamente reconocida por la Junta Militar que gobernaba en la Argentina, trayendo expresiones vertidas en su momento por el general Videla y el almirante Massera.

"Es evidente que si esos altos gobernantes reconocieron la existencia de una guerra, hacía falta para librarlos ejércitos. Uno de esos ejércitos era el comandado por Firmenich. Por eso porque fue el combatiente en una guerra, no se le puede aplicar la extradición basada en la acusación del delito de homicidio” explicó el abogado.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Publicidad

Photobucket

Publicidad


Construcción de salas de ensayo profesionales y Homestudios
Photobucket

ENLACES: Entidades - Asociaciones - ONG - Partidos Políticos


ENLACES: Noticias, opinion y actualidad

ENLACES: Arte - Cultura - Educación - Formación - Historia - Cine – Series

ENLACES: Entretenimiento - Humor - Juegos

ENLACES : Empresas - Servicios - Tecnología - Mujer - Moda – Belleza


Photobucket - ...y recuerda siempre: "La vida humana es sagrada desde el momento de la concepción hasta su muerte natural"- Photobucket