Photobucket - Un soldado no tiene que pedir perdón por defender su patria - Photobucket - Juicio y castigo, ni olvido, ni perdón a los terroristas de la subversión - Photobucket

Visita el Celtyv

Publicidad


 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif  photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

miércoles, 24 de febrero de 2010

"OTROSÍ" Nro. 38 – agosto del 2002 "ESTOS JUECES, ESTOS REOS Y ESTOS ACUSADORES"

"OTROSÍ" Nro. 38 – agosto del 2002

"ESTOS JUECES, ESTOS REOS Y ESTOS ACUSADORES"

Después del exabrupto jurídico que se permitió el juez (¿) Claudio Bonadío - disponiendo la detención y procesamiento de 41 altos oficiales argentinos - poco queda por decir. Tal vez no tengamos derecho a asombrarnos puesto que no es la primera vez que en el fuero federal - de lejos el más desacreditado de un harto desacreditado poder judicial - suceden estos episodios que carecen de razonabilidad, de sensatez, de la mínima decencia. El propio Bonadío, el ahora camarista Cavallo y algunos más de la misma estirpe se pusieron al frente de la contraofensiva dispuesta por la izquierda para recuperar en la paz los espacios que perdieron en la guerra. Esto está claro y aquí, en esta complicidad apenas encubierta, reside la gran responsabilidad de los magistrados que se prestan a actuar de ariete de la subversión.

Con astuta táctica gramsciana han conseguido invertir la situación y con descarado manipuleo de la opinión pública (o, si se prefiere, del inconsciente colectivo) colocan a las víctimas como victimarios, a los asesinos como perseguidos, a los defensores como opresores y a los agresores como héroes.

Toda una revuelta de cuño kafkiano por la cual consiguieron que la sociedad olvidara quienes fueron y son los responsables de la violencia subversiva de los 60' y 70' y quienes los que tomaron a su cargo una represión tan legítima como imprescindible, cuales las virtudes que unos y otros encarnaron y cuales los valores que unos y otros defendieron. El resultado es éste que se tiene a la vista: un jerarca de Montoneros como Verbistky trepado al sitial de fiscal distribuyendo premios y castigos sin que nadie le recuerde su pretérito de terrorista en tanto el máximo conductor de esa fuerza de homicidas y secuestradores seriales - Mario Firmenich - se postula sin inconveniente a presidente de la república, horas antes de la detención del general que decidiera la recuperación de las Malvinas. Una sociedad que asiste y tolera semejantes despropósitos, tales ocurrencias surrealistas, está muy agredida o muy enferma.-

Nada de esto, por supuesto, es casual, improvisado ni inocente. Muy por el contrario cada uno de los protagonistas de estos episodios tiene un papel y una función que cumplir y lo hace con mayor o menor desparpajo y eficacia. Cada uno tenía y tiene una razón - por lo general inconfesable pero conocida - para actuar como lo hacen y lo seguirán haciendo en esta comedia trágica que se está representando en estos momentos. El rol central recayó - tal vez por motivos circunstanciales - en el nombrado y renombrado juez Bonadío que es el que aparece como el más decidido impulsor y beneficiario de esta intriga que tantos sinsabores ocasiona, tanto como injusticias conlleva.-

Le correspondió a Bonadío la tarea de encarcelar - con lo que de humillante y traumático tiene esa actitud que en el caso adquiere un significado simbólico más que propiamente procesal - a los que consideró, ni él ni nadie sabe ni sabrá porqué, culpables de la desaparición de 20 militantes del horror. Estos - dando por buena la versión que, efectivamente murieron - cayeron en combate, es decir en el campo y según las reglas de juego que ellos mismos eligieron; corrieron un riesgo que habían previsto desde el comienzo; no se privaron del placer de asesinar a un empresario anciano en plena vía pública creyendo que con este nuevo homicidio - que si no nos equivocamos fue el último de su prolongada cacería humana - asestaban un golpe terminal al sistema capitalista.-

Estos místicos del crimen como método y como fin reaparecen ahora como víctimas según táctica habitual y socorrida; eran muchachos preparados en el extranjero (probablemente en Libia) habiendo recibido una preparación especial para la práctica del terrorismo urbano, con lo que difícilmente se los pudiera tomar por esos jóvenes idealistas que las Madres y las Abuelas (éstas más que aquéllas porque no son tan tremebundas sino más solapadas en sus manifestaciones) gustan vendernos.-

O sea que continúa la gran ficción, una ficción aplastante y sórdida, a la que acaba de incorporarse un juez federal de la nación. Una pregunta que corre es ¿porqué lo hizo? ¿Por motivos personales, por convicciones ideológicas, por especulaciones acerca de su futuro, por honestas confusiones derivadas de denuncias que pudo considerar serias, por influjo de algún general rencoroso dispuesto a llevar su traición y su deserción a las últimas consecuencias? Las respuestas pueden ser todas afirmativas porque el personaje da para cualquier interpretación.-
Cercado por sospechas de enriquecimiento ilícito (según se rumorea), por un doble homicidio jamás esclarecido con arma prohibida de guerra, sometido a una presión mediática tanto más insoportable cuanto se trata de un funcionario que pretende sentar plaza de progresista, nada de esto excluye la posibilidad de un cálculo en el que se apueste a un próximo triunfo electoral de la izquierda.-

Como quiera que sea el incidente nos enseña que el terrorismo - bajo el aspecto que haya adoptado - no se ha ido sino que permanece rondando la ciudad y carcomiendo sus lazos interiores, esos que permiten la convivencia civilizada. Convivencia, dicho esto al pasar, que exige antes que nada detectar y combatir al enemigo verdadero y, como una consecuencia lógica y moral, solidarizarse con los que se decidieron y supieron combatirlo.

Para comprender cabalmente lo que está ocurriendo entre nosotros respecto a esta compleja situación de la Guerra Subversiva se han de considerar algunos aspectos:
esa Guerra Subversiva continúa y, por consiguiente, constituye un error mayúsculo y fatal dar por clausurada la Antisubversiva;

Lenin, actualizado por Gramsci, sigue en plena vigencia; él escribió: "la democracia no es en modo alguno un límite infranqueable sino solamente una de las etapas del camino del capitalismo al comunismo" (no es preciso recordar que en el concepto de capitalismo Lenin incluye todo el orden de valores cristianos y occidentales con los que está dispuesto a terminar), "la democracia debe estar subordinada al interés revolucionario" (también sabemos el contenido feroz que el término revolución tiene en la pluma del líder soviético) Por su parte el pensador italiano nos dejó la sinceridad de su estrategia: "En un conflicto todo juicio de moralidad es absurdo; el único juicio posible es el político, es decir el de la correspondencia de medio a fin ..." Todo esto - y muchos textos más - es indispensable tenerlo presente a la hora de juzgar a los terroristas, a los que los justificaron y a los que los enfrentaron y a los que persiguen a éstos; hay que conocer las motivaciones, inspiraciones y presupuestos filosóficos y éticos de aquellos para entender sus conductas, sus métodos y sus objetivos.-

FOTOCOPIE Y DISTRIBUYA
Dr. Víctor Eduardo Ordóñez
Si Ud. está de acuerdo, háganoslo saber y envíenos su ayuda
Casilla de correo 80 Sucursal 7 Carrasco 31-37 (1407) Capital Federal
E-mail:
otrosi2000@yahoo.com
veordonez@ciudad.com.ar
http://www.geocities.com/otrosi.geo
http://sitio.de/otrosi
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Publicidad

Photobucket

Publicidad


Construcción de salas de ensayo profesionales y Homestudios
Photobucket

ENLACES: Entidades - Asociaciones - ONG - Partidos Políticos


ENLACES: Noticias, opinion y actualidad

ENLACES: Arte - Cultura - Educación - Formación - Historia - Cine – Series

ENLACES: Entretenimiento - Humor - Juegos

ENLACES : Empresas - Servicios - Tecnología - Mujer - Moda – Belleza


Photobucket - ...y recuerda siempre: "La vida humana es sagrada desde el momento de la concepción hasta su muerte natural"- Photobucket