Photobucket - Un soldado no tiene que pedir perdón por defender su patria - Photobucket - Juicio y castigo, ni olvido, ni perdón a los terroristas de la subversión - Photobucket

Visita el Celtyv

Publicidad

 photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

viernes, 9 de octubre de 2009

"OTROSÍ" NRO.8 - Diciembre de 1998 "LA PERVERSIDAD INTELECTUAL"

"OTROSÍ" NRO.8 - Diciembre de 1998

"LA PERVERSIDAD INTELECTUAL"

Unas pocas palabras para comentar las que el distinguido "intelectual" y brioso humanista Ernesto Sábato dijera en un reportaje. Fueron más o menos éstas: me causaría suma satisfacción ver a Pinochet morir de una muerte atroz.

Tan escalofriantes deseos importan por dos razones, una porque revela el sentido oculto de la mentalidad de izquierda siempre de cruel raíz jacobina y otra porque pone al descubierto la genuina sensibilidad de este hombre mantenido por un aceitado aparato publicitario que también consiguió reivindicarlo como escritor.

Tremebundo presidente de la CONADEP, podemos imaginar a la luz de tan diabólico deseo cual habrá sido su ánimo al encarar la investigación así como el criterio de equidad aplicado y su seriedad y confiabilidad.

Presto a exponer sus dolores personales y, llegado el caso, a reclamar del país al que confunde que lo mantenga (invocando una pobreza nunca probada), sentimental y astuto demostró con semejante manifestación de odio la índole de su ideología y de su postura. Quien es capaz de odiar así no puede amar sinceramente la justicia ni preocuparse de las víctimas que dice proteger. Temblamos de pensar que él u otros hombres como él lleguen alguna vez al poder. Hijo dilecto de las Revoluciones Francesa y Soviética, acredita en sus años postreros esa vocación de destrucción y de muerte que caracterizó a aquéllas.


"LA PERVERSIDAD JUDICIAL"

El caso paradigmático de la novedosísima situación internacional que plantean algunos jueces europeos -indudablemente dóciles instrumentos de ignotos poderes centrales- es el de Pinochet.

Apresurémonos, pues, a aclarar que el personaje en cuestión no nos conmueve ni siquiera como víctima de una formidable injusticia articulada desde el misterioso Norte en lo que parece constituir la más reciente estrategia del imperialismo: destrozar las patrias con el avance de un poder judicial planetario. Vienen muy a colación respecto a este Caín de Sudamérica las palabras de J. de Maistre: "El mundo está lleno de castigos muy justos cuyos ejecutores son muy culpables".

Es el caso: un traidor ha caído entregado por su antiguo aliado y empleador y acosado por un mediocre juez de un país mediano, elegidos uno y otro para acelerar el proceso de globalización que alguien está impulsando. De cualquier manera, al momento de escribir estas líneas la situación procesal del militar chileno es confusa aunque aparentementemente más alentadora para él.-

Pocos tienen una apreciación correcta de lo que está ocurriendo en el mundo en estos momentos con respecto a las pretensiones de algunos jueces europeos -a los que se suman simétricamente otros argentinos- que se han propuesto acosar y encarcelar a quienes una o dos décadas atrás combatieron con las armas en las manos a la subversión marxista.

Este fenómeno significativo del fin de milenio -que culmina destruyendo sus mejores valores, disolviendo sus más seguras garantías y renunciando a sus más preciadas conquistas- puede ser objeto de distintas miradas, por ejemplo la estrictamente jurídica; pero sería un error gravísimo -o una salida cómoda- reducir el análisiis a este solo aspecto, no obstante que uno de los ejes del proceso a que nos referimos ha de ser considerado necesariamente desde este punto de vista. Pero el enfoque, si es que no queremos perdernos en las apariencias, debe ser total e incluir los costados político e ideológico del asunto con remisión al contexto histórico en que se da. Y sobre todo a las patéticas consecuencias del nuevo derecho que se dibuja.

Si, no obstante, preferimos intentar una consideración jurídica la conclusión es definitiva en cuanto a la deformación que la aspiración del megajuez Garzón por un lado y la debilidad de los lores británicos por el otro provocan en el "ius gentium" vigente y, en especial, en las concretas relaciones internacionales; en rigor todos saben que hay aquí un horroroso abuso de derecho, empezando por los propios "justicieros" -hispanos o no- que se han dado a crear un nuevo estatuto sobre textos endebles, equívocos o no exigibles e interpretaciones extensivas y groseras de los tratados que invocan.

­He aquí un nuevo derecho surgido de la voluntad de los compinches de los subversivos derrotados pocos años atrás! No es de extrañar: si en su momento recurrieron al terrorismo armado ¿porqué no habrían de echar mano al judicial? Tan aberrante y destructor es uno como el otro y sirven a los mismos fines, esto es la instauración de una civilización de izquierda en torno a nuevos valores y nuevos poderes (una civilización proveniente de la síntesis de la libertad absoluta y del relativismo radicalizado pero esto es otro tema).-
Los atropellos jurídicos no tienen atenuantes. El principio de extraterritorialidad -de vigencia aun en épocas de globalización- quedó violentado hasta su extinción y aquí, si queremos sobrevivir, no se debe transar en nada.

El de irretroactividad de las leyes fue asimismo desconocido con la mayor grosería y dolo con lo que se introdujo en las sociedades afectadas un factor de disolución y de inseguridad que las debilita y desquicia institucional y culturalmente porque un pueblo dispuesto a cobrarse hasta la sanción más mínima sin límite en el tiempo se convierte en una tribu de caníbales.

En sentido semejante se violenta la soberanía de las naciones al hacer caso omiso de las decisiones legislativas y judiciales con que cada una, como pudo y supo, procuró resolver los problemas derivados o pendientes de la guerra antisubversiva de los 70 (no así de los creados por la subversión que parecen no existir); ahora viene este pequeñito y juez español a revivir aquellos viejos dolores, a reabrir heridas, a remover rescoldos en la esperanza de reanudar el fuego de la no extinguida mística terrorista. ¿Con qué facultad y en nombre de quien lo hace? Adviértase que el patológico Garzón se mete tanto en los métodos con que se combatió a la violencia 20 años atrás como con las fórmulas con que se intenta recuperar la paz interior: condena aquéllos e imposibilita éstas. ¿ No hay un interés tan ideológico como mórbido en esta empresa cósmica que se ha asignado y para la que no se ha fijado límites?

La prepotencia del magistrado peninsular así como la complacencia de los lores insulares arrasan con los estados, por supuesto que con los más débiles; nadie en su sano juicio -ni siquiera Garzón en la plenitud de su embriaguez neohumanista- supone que el derecho de gentes que está surgiendo de la alquimia de la globalizada izquierda judicial va a ser aplicado a los poderosos. Estados Unidos, China y demás países centrales de Occidente y de Oriente pueden quedar tranquilos al respecto: no van a ser molestados por sus delitos pasados, presentes ni futuros; las únicas judiciables han de ser las economías emergentes que, como no tienen poder, no tienen derechos.-

Se está edificando ante nuestros ojos un derecho no solo internacional sino nacional y de un modo verdaderamente revolucionario al margen de la voluntad y del consentimiento de los países, ello en base a textos inexistentes y a interpretaciones maliciosas de parte de jueces inexistentes y maliciosos.-

Es curioso: en Nuremberg -al margen de la justicia y de la necesidad de las penas aplicadas- se trató del ejercicio del derecho del vencedor que en la historia no constituye de forma alguna una novedad. Hoy es al revés: son los vencidos los que imponen su ley; lo hacen mediante artilugios y tramoyas en base a convenios más que discutibles y contando con jueces de su mismo palo; es decir que, una vez más, se trata de una acción unilateral de la izquierda que ahora ni se preocupa por disimularse. Es que no tiene necesidad de hacerlo porque practica el derecho surgido de su incontrastable moral desconociendo cualquier otro que se le oponga, tal como hizo antes.-
No se debe ocultar que el Estado argentino, con sus pasos previos, de alguna manera contribuyó a legitimar y aun a adelantar esta globalización judicial; lo hizo al participar en las actividades de los Cascos Azules de la ONU, cuerpo dedicado a intervenir en nombre de ese organismo en cualquier litigio que estallara en el mundo (claro que siempre bajo la inspiración de EE. UU. como patéticamente queda demostrado en la actual Guerra del Golfo).

Ya antes, en 1990,el entonces canciller Domingo Cavallo -hombre globalista si los hay- había asegurado que "se está en avanzado estado de constituir un sistema de seguridad mundial"; recordemos que para ese entonces el presidente norteamericano G. Bush había dado las primeras señales de lo que llamaría Nuevo Orden Mundial. Que nunca se supo exactamente qué es pero que fuera precedido -otro dato para meditar- por la formulación de la "doctrina Petrovsky", vicecanciller ruso, según la cual todo país que quisiera protegerse de interferencias exteriores podía reclamar el auxilio de la ONU que mandaría observadores y, en su caso, tropas.
De esta forma estaban echadas las condiciones para que los conflictos binacionales o regionales se internacionalizaran, proceso que quedaría fuera de las posibilidades de los pequeños y medianos países -protagonistas o no del conflicto- y, por lo tanto, a cargo de las grandes potencias y, especialmente, de la única sobreviviente de la Guerra Fría. A este listado se ha de agregar la incorporación de una serie de tratados a la Constitución de 1994 -con idéntica jerarquía que ella misma- lo que de hecho y de derecho recorta la soberanía.-

Finalmente -y no es de menor importancia- estos magistraditos al servicio de no se sabe de qué poderes y dispuestos a rever toda la legislación interna de las naciones que puedan considerar lesivos de los derechos humanos (que sólo ellos conocen y manejan) ¿no se sienten obligados o, por lo menos, tentados de investigar a los ahora denunciantes y ayer criminales de la peor calaña?

COPIE, IMPRIMA Y DISTRIBUYA.
Envienos sus opiniones, coincidencias y disidencias.
Pidanos datos y haganos llegar su ayuda, sus artículos,....

Casilla de Correo 80 - Sucursal 7 Carrasco 31-37 (1407) Capital Federal
E-Mail : otrosi2@yahoo.com - Site: http:/..............
Director: Víctor Eduardo Ordoñez
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Publicidad

 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif

Publicidad


Construcción de salas de ensayo profesionales y Homestudios
Photobucket

ENLACES: Entidades - Asociaciones - ONG - Partidos Políticos


ENLACES: Noticias, opinion y actualidad

ENLACES: Arte - Cultura - Educación - Formación - Historia - Cine – Series

ENLACES: Entretenimiento - Humor - Juegos

ENLACES : Empresas - Servicios - Tecnología - Mujer - Moda – Belleza


Photobucket - ...y recuerda siempre: "La vida humana es sagrada desde el momento de la concepción hasta su muerte natural"- Photobucket