Photobucket - Un soldado no tiene que pedir perdón por defender su patria - Photobucket - Juicio y castigo, ni olvido, ni perdón a los terroristas de la subversión - Photobucket

Visita el Celtyv

Publicidad


 photo Estudio-juridico-puricelli-pinel450x100_zpsdea8ab8a.gif  photo Laura-web_zps5b8a06ee.gif

lunes, 5 de octubre de 2009

"OTROSÍ" NRO. 4 Julio de 1998 "ALGO MÁS SOBRE EL TERRORISTA"

"OTROSÍ" NRO. 4 Julio de 1998

"ALGO MÁS SOBRE EL TERRORISTA"

En el editorial del número 3 hablamos del presupuesto básico en la formación de un guerrillero: se trata de la disolución de los principios más espontáneos del ser humano como el amor a la familia (incluyendo a los padres y a los hijos), a la patria, a los amigos. Un guerrillero debe estar siempre dispuesto a entregar todo a la causa y, por lo tanto, a olvidarlo todo. Al joven hay que "articularlo" de nuevo en base a valores que le han de ser inculcados desde los primeros momentos de su militancia. Antes que nada se le debe inculcar el desprecio por la vida ajena y la "familiaridad" con la muerte. Su primer paso es transponer esa frontera superando el trauma.

Al respecto vale como ejemplo tomado de la realidad (Argelia) el siguiente, que proporciona el experto francés en guerra revolucionaria Roger Trinquier: "Yo era un esforzado trabajador ... (los agentes del Ejército de Liberación) me pidieron que me incorporase a la organización, tuve que aceptar ... Desde ese instante me sentí perdido porque para ingresar uno tiene que ser probado en un acto terrorista y no me quedó mas remedio que ejecutarlo ... Una noche a una hora determinada un individuo al que no conocía tenia que darme un arma con la misión de matar a la primera persona que encontrase. Después tenia que huir dejando el arma en un latón de basura ... hice sin fallar lo que me dijeron y a los 3 días ingresé como oficial en el ELN" El autor agrega: "Así fue como en el mes de mayo de 1957 el Dr. X de Argel fue asesinado en plena vía pública por un jovenzuelo que ni siquiera conocía el nombre de su víctima" (La guerra moderna y la lucha contra las guerrillas. Ed. Herder.pags 42/3).-

De esta pedagogía surgieron los jóvenes que durante dos décadas devastaron al país y por cuya derrota se sigue reclamando. Porque no de otra manera se forma a un asesino tal como se requiere para integrar un bando terrorista. Matar por matar, como lo hace la ETA, eligiendo a sus víctimas indiscriminadamente y solo por su grado de indefensión y no de importancia en el sistema que combate. Por supuesto a la espera de no recibir ninguna respuesta acorde, porque si esto sucediera habría "violación de los derechos humanos".-

¿QUE SE PROPONE MARQUEVITCH?"

Apenas terminada la impresión del número 3 de esta hoja tomó estado público la inesperada y oprobiosa detención de quien fuera presidente del país Jorge Rafael Videla, en virtud de una amañada disposición del juez federal de San Isidro Roberto Marquevitch. Tan amañada, vidriosa y discutible que ni los que presuntamente debían darse por satisfechos con esta nueva humillación - de la que es víctima el ex militar y, particularmente, el Ejército argentino como institución - quedaron convencidos. Es verdad que no pocos se aprovecharon para volver a descargar sus perversas irracionalidades; en primer lugar esas enfermas reunidas en las agrupaciones Madres y Abuelas de Plaza de Mayo; pero también otros más presentables como Magdalena Ruiz Guiñazú, que siguen clamando "justicia" ("su" justicia) a toda costa aun por encima del derecho y, en fin, todos aquellos que ansían contemplar a un hombre en la cárcel al que saben inocente porque no le pueden perdonar que los venciera en la batalla armada y los persiguiera hasta sus últimas guaridas en que se habían escondido o disimulado.-

Es fundamental que se comprenda al leer estas líneas que los redactores de este boletín guardan las más severas reservas frente al Proceso de Reconstrucción Nacional iniciado en 1976 y autoextinguido sin pena y sin gloria en 1982, incluyendo en esa toma de distancia al propio general Videla, hoy víctima propiciatoria en el altar de los Derechos Humanos.
Una multitud de razones avalan nuestra postura, las que no son para traer a colación en este momento, amén que no es el propósito de la publicación, como se explicó desde el primer número, detenerse critica ni acriticamente en ese periodo de nuestro pasado reciente. Insistimos en que el sentido de este tan modesto esfuerzo es reivindicar (o, por lo menos, rescatar) la guerra antisubversiva, frente a la catarata de discursos, ataques y juicios y prejuicios construidos y lanzados desde todos los sectores, precisamente contra una acción militar global que derrotó a otra también militar y global, llevada a cabo por grupos marxistas o paramarxistas sostenidos desde el exterior y que habían recurrido al terror como su instrumento y manifestación más naturales.

La guerra llevada a cabo contra la subversión fue y es en lo esencial justa y el país - aunque ahora confundido por una prédica ensordecedora no lo pueda comprender - debe felicitarse del resultado de esa guerra: piénsese en un Estado en manos de gente como Marquevitch para impartir justicia, como la señora de Bonafini como su vestal ideológica o su abogado (doble parricida) Sergio Schoklender como fiscal de las conciencias y como referente moral para la juventud. Si este cuadro causa horror, téngase en cuenta que, sin exageración, esta seria la república en que estaríamos sumergidos de no haberse detenido y vencido a aquellos hombres y mujeres que hoy se prolongan en éstos.-

Hecha esta salvedad, nos detendremos en la situación jurídico-política creada por la intempestiva resolución del Dr. Marquevitch; quien ordenó por sí y ante sí -cediendo a presiones exteriores y, más probablemente, a la de sus más oscuras tinieblas interiores de hombre sospechado por cien motivos- la prisión de una persona a la que ya no se le podía imputar el delito por el que dispuso su nuevo juzgamiento.

Es decir "condenó" a un inocente declarado tal por el propio poder judicial al que él pertenece; juzgó contra derecho, "cum irae et sine studio", incurriendo en una de las peores bajezas en que puede caer un ser humano.

¿ Qué se propuso, que lo llevó a actuar así, constándole la torpeza, la inviabilidad y la crueldad de su acción?.-

Ciertamente no la de aparecer en primera plana; hombres como éste prefieren la discreción, incluso la que provee la madrugada como cuando recibió a la asombrosa espécimen del lumpen porteño SamanthaFarjat en su despacho a las 2 de la mañana, para tomarle no se supo ni se sabe qué declaración (fue un episodio tangencial de uno de los escándalos judiciales más escabrosos y arquetípicos).

También se preocupó por los intereses de un poderoso grupo empresario demandado por la DGI ante su juzgado por evasión fiscal. De hecho cuenta con varios pedidos de juicio político por lo que algunos, como el diario La Nación del 14 de junio, han entrado a sospechar que procura con procedimientos de este tipo lavar su imagen paralizando a sus denunciantes: ¿cómo sancionar a un juez que pone en prisión a un "represor"?.-

Marquevitch no está solo ni actúa solo; responde a alguien, forma parte de una conjura articulada desde la izquierda con propósitos definidos aunque todavía ocultos. Por Dios ¿ Que clase de juez es éste que responde a imperativos mezquinos y olvida su labor esencial e irrenunciable de impartir justicia? ¿ Que peor que un juez injusto? ¿O será mucho suponer que, por su intermedio, el gobierno - apurado por los reclamos de Suecia y Francia en la reciente gira del Dr. Menem por Europa - les entrega la cabeza de Videla para tranquilizar a los vindictores de Occidente y mantener así las relaciones en paz? ¿O será simplemente que se quiere apaciguar a la izquierda local cada día más tremolante en su disputa por la bandera de la ética pública (la particular no interesa)? ¿O habremos de ceder ante la suposición que el presidente quiso tomar venganza sobre quien lo mantuvo detenido por sus contactos con la izquierda subversiva?

¿Que movió, en fin, al juez a transponer las fronteras del derecho, de la prudencia y de la misma racionalidad, a moverse con una desaprensión tal que quedó finalmente aislado? Nadie, a partir de un momento dado, lo acompañó ni se atrevió a avalarlo, quedó huérfano en el epicentro de una crisis provocada por él mismo pero sin beneficiario a la vista. Grave error el suyo en un país donde todo debe estar interconectado, cubriéndose unos a otros, compensándose y cuidando de no lesionar a nadie y donde es indispensable contar con cómplices o protectores.-

Un aspecto que tampoco debe dejar de llamar la atención es la grosera y por completa innecesaria espectacularidad del procedimiento policial, en el cual se arrastra a un hombre inofensivo y derrotado, esposado como un delincuente y bajo las cámaras de la TV convocadas para registrar esas escenas que se supusieron aleccionadoras (aunque, en realidad, fueron más bien amenazantes).

Esa espectacularidad es sintomática de la perversidad con que se mueven los nuevos actores de una Argentina en la que la justicia se imparte por intermedio de imágenes, "una justicia virtual" y siempre al servicio de alguien. Agreguemos para los que reclaman por la falta de juicios para condenar a los subversivos - muertos o desaparecidos - que la injusticia flagrante equivale a la falta de justicia; o peor porque en casos como el de Marquevitch se recurre a una apariencia de justicia que, al salvar aunque sea salvajemente, las formas tranquiliza la conciencia y permite que el sistema político así implementado continúe en pie y funcionando.-

Relacionado con la situación general que pretendemos describir, hay todavía dos datos más a considerar. Uno es la gruesa y tartajeante declaración del Card. Primatesta al término de una reunión de obispos, donde -retomando el tétrico discurso de los 70, cuando se apoyaba en el hombro de dirigentes como Tosco, tácitamente incitó a la gente a levantarse por hambre. En 1998 lo asiste Mons. Laguna que aportó en la oportunidad su cuota de indignación más sentimental que auténticamente cristiana y más tronante que sincera. Fatal carencia de memoria en estos y otros prelados que parecen proponerse el retorno a aquellos tiempos de la previolencia declarada, recreando sus condiciones objetivas. No es preciso señalar que la pobreza como tal no nos es indiferente en modo alguno pero recordemos que la demencia desatada antes y después del Cordobazo -episodio todavía oscuro- no solucionó ni podía solucionar nada y todos los problemas subsisten -agravados- hasta el presente. En el interregno de dos décadas la sangre derramada los empapó sin resolverlos.-

Por lo demás la simultanea puesta en libertad del fraile Puigjané - ideólogo del último de los levantamientos guerrilleros - es algo más que simbólica, es toda una evidencia de lo que la izquierda diluida por todos los sectores puede conseguir. Además ¿quien sino algún purpurado de los que se duelen de la miseria y de las injusticias sociales pudo haber intervenido para conseguir su libertad?

Ahora, en pleno ejercicio de la democracia - una democracia encharcada por las denuncias y constataciones más atroces de corrupción - se dan acontecimientos como el que comentamos. Destruir a un hombre en los últimos años de su vida poniendo en actividad una artera maquinaria mediática, junto a una extrañisima construcción jurídica como es la de la "responsabilidad mediata" y violentando el principio básico de cosa juzgada, constituye un exceso cruelmente calculado de la "razón de los vencedores"; más precisamente se trata de una secuela tardía del jacobinismo sin tregua en marcha a partir de la formación de la CONADEP.

Pero -lo que debe alertarnos a todos y sacarnos de la pasividad o de la resignación, es que estas aberraciones se producen en un contexto que se completa con los primeros amagos de una gimnasia callejera organizada que, de momento, busca detectar el grado de resistencia que esta nueva violencia puede despertar; a lo que cabe agregar el estallido de soberbia y de imaginación de los guerrilleros devenidos en defensores de los derechos humanos (derechos de los muertos pero no de los vivos) como lo indica la lluvia de denuncias por los niños supuestamente desaparecidos.-

Veinte, treinta años atrás y nuevas generaciones en peligro, como antes pero ahora desde los márgenes del poder, sea del político o del judicial, hoy más confundidos entre sí que nunca.-

COPIE, IMPRIMA Y DISTRIBUYA.
Envienos sus opiniones, coincidencias y disidencias.
Pidanos datos y haganos llegar su ayuda, sus artículos,....
Casilla de Correo 80 - Sucursal 7 Carrasco 31-37 (1407) Capital Federal
E-Mail : otrosi2@yahoo.com - Site:
http://www.geocities.com/Pentagon/Barracks/6752/
Director: Víctor Eduardo Ordoñez

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Publicidad

Photobucket

Publicidad


Construcción de salas de ensayo profesionales y Homestudios
Photobucket

ENLACES: Entidades - Asociaciones - ONG - Partidos Políticos


ENLACES: Noticias, opinion y actualidad

ENLACES: Arte - Cultura - Educación - Formación - Historia - Cine – Series

ENLACES: Entretenimiento - Humor - Juegos

ENLACES : Empresas - Servicios - Tecnología - Mujer - Moda – Belleza


Photobucket - ...y recuerda siempre: "La vida humana es sagrada desde el momento de la concepción hasta su muerte natural"- Photobucket